jueves, 22 de agosto de 2013

Cómo debo de cuidar la piel de mi bebé? 10 normas básicas



En la época estival es cuando a los padres les surgen sus dudas acerca del cuidado de la piel de su bebé.  A continuación les planteo un sencillo decálogo, que será publicado en la próxima edición de la  revista Mi Pediatra, en la cual tengo el honor de poder participar de forma periódica.  


Un saludo a todos y felices vacaciones

Decálogo del Dr. Martorell del correcto cuidado de la piel del lactante
1.    Mantener al niño en un ambiente cálido y húmedo
·      Evita el uso de aparatos generadores de ozono, ya que puede perjudicar a sus pulmones
·      Adapta a tu lactante a la temperatura del ambiente. Mucho calor poco abrigado, mucho frío, muy abrigado.
2.    Evitar una exposición directa al sol durante el verano
·      Evita que tu hijo reciba un exceso de sol que puede aumentar el riesgo de cáncer de piel para el resto de su vida.
·      Las quemaduras solares de la edad infantil son las que se asocian con el cáncer de piel en la edad adulta.
·      Si vas a la playa, ponle gorra, gafas de sol, y báñalo con camiseta y pantalón, que lleven las siglas UPF, indicadores de la capacidad protectora de la ropa.
·      Hidrata a tu bebé adecuadamente, y protégele del sol mediante una sombrilla, evitando que quede expuesto de forma directa al sol.
·      Las cremas de protección solar no están hechas para niños menores de 6 meses, existiendo riesgo de que tu niño se intoxique o se haga alérgico a determinadas sustancias

3.    Bañar al lactante durante poco tiempo, con detergentes suaves y sin frotar
·       Tu hijo/a está en un ambiente limpio durante los primeros meses de vida, por lo que la higiene en los baños no debe de ser excesiva.
·      Evita que tu bebé esté más de 2 minutos a remojo, ya que esto evitará que su piel se irrite.
·      Usa detergentes suaves, de pH neutro, en muy poca cantidad.
·      Utiliza la mano para lavarlo, evitando esponjas que puedan erosionar su piel.
4.    Utilizar champú neutro y aplicar aceites en caso de que existan zonas descamativas o costrosas en la cabeza.
·      Tu hijo/a no tiene pelo, por lo que no debes de insistir en su cabeza en el momento de lavarlo
·      En caso de que tu lactante tenga costras en la cabeza, utiliza aceite de oliva y déjalo aplicado 1 minuto. A continuación, procede a enjuagarlo.
·      En aquellas situaciones en las que no sea suficiente, usa champús indicados para el tratamiento de la “costra láctea”
5.    Tras los baños, secar bien al niño, especialmente los pliegues
·      Un exceso de agua acumulada en la piel puede ser el caldo de cultivo ideal para la infección en la piel de tu hijo/a
·      Ser especialmente cuidadoso en la zona de los pliegues, que suelen ser las áreas en las que tu bebé puede irritarse o infectarse con mayor frecuencia.
6.    Usar pañales desechables, y cambiarlos con frecuencia, como mínimo después de cada toma.
·      La orina y las heces son los irritantes más importante con el que se encontrará tu hijo/a en sus primeros meses de vida.
·      Es más importante el cambio frecuente de un pañal que el baño repetido de tu bebé

7.    Aplicar cremas barrera en el área del pañal
·      La crema que le apliques no tiene como finalidad oler bien, sino proteger su piel
·      La pasta al agua, un recurso económico y eficaz para cuidar los pliegues de tu bebé.
·      Evita el clásico talco en polvos, por el riesgo de tu bebé a que los pueda inhalar.
·      Por ello, evita aquellas cremas barrera que tengan  perfumes o sustancias potencialmente irritantes (Bálsamo del Perú, lanolina...)
8.    Evitar usar sustancias antisépticas si no hay infección. En caso de que la haya, usar clorhexidina al 0.5%
·      Evita el uso del yodo en tu bebé. Su piel puede absorberlo y puede intoxicarse o tener problemas cuando sea mayor.
9.    Usar emolientes e hidratantes, a ser posible de excipiente graso tras el baño
·      La hidratación de la piel es clave en el correcto mantenimiento de su función barrera en los primeros meses de vida.
10. Confía en tu pediatra y en tu dermatólogo pediátrico para el correcto manejo de la piel de tu bebé
·      Consejos inadecuados provocan situaciones problemáticas, algunas de las cuales pueden incluso acabar en  Urgencias.






Dr Antonio Martorell Calatayud
Hospital de Manises y Clínica RBE, Valencia




sábado, 27 de abril de 2013

Verrugas virales en mi hijo/a: ¿Qué debo de saber?





En el último número de la revista Mi Pediatra publicó mi columna de Dermatologia Pediátrica, que en esta ocasión trató de las verrugas virales en los niños. A continuación os resumo las curiosidades y detalles que vale la pena conocer.


¿Qué es una verruga viral?


La verruga viral es una infección de la piel que es producida por el virus del papiloma humano. Existen más de 100 tipos de variantes diferentes del virus, algunas de las cuáles muestran mayor afinidad por determinadas regiones cutáneas. Esto significa que cuando un niño tiene una verruga en las manos, es muy complicado que desarrolle nuevas verrugas en sitios distintos a éstas. De la misma forma, ocurre con la cara o los pies.


¿Es frecuente este problema en los niños?


Las verrugas son una de las enfermedades más frecuentes en los niños. De hecho, su incidencia más elevada se produce durante la edad escolar, alcanzando un pico de frecuencia entre los 12 y los 16 años de edad. Es en ese momento cuando la frecuencia empieza a decaer, siendo mucho menos frecuentes a partir de los 18 años.


¿Cómo son las verrugas virales?


Las verrugas virales se ven en la piel de diferentes formas. Cuando afectan al dorso de las manos o al tronco, se denominan “verrugas vulgares” 






 Éstas son pápulas firmes de superficie rugosa, de tamaño entre 1 mm y varios centímetros, que por la confluencia pueden formar grandes masas. No son infrecuentes verrugas múltiples de este tipo alrededor de las uñas en quienes se las muerden.
Las verrugas plantares, o “clavos plantares”, se manifiestan como pequeñas pápulas que se van transformando en lesiones redondeadas, duras al tacto, y que característicamente duelen al ser apretadas desde los márgenes laterales.   Estas lesiones se localizan habitualmente en puntos de apoyo, como el talón.
Las verrugas planas consisten en pequeñas pápulas lisas, ligeramente elevadas, del color de la piel normal o grisáceas. Son redondeadas o poligonales de 1 a 5 mm y predominan en la cara y en el dorso de manos y pies.  
Las verrugas filiformes aparecen sobretodo en la cara de los niños en forma de pequeñas elevaciones finas a modo de cordones que acaban en un extremo rugoso blanquecino. 




¿Se contagian las verrugas?


Las verrugas se contagian, dado que son producido por un virus. Éstas se contagian con mayor facilidad cuando el niño/a se las rasca o se las muerde, ya que el virus no se encuentra en la superficie de la lesión, sino en su interior.
Los factores que favorecen el contagio con el virus que produce la verruga incluyen: que el niño/a tenga dermatitis atópica o alguna enfermedad que le baje las defensas frente a infecciones; que el niño/a tenga una piel extremadamente seca, fenómeno que se produce en los inviernos o por uso de piscinas cargadas de cloro. En estos casos, una hidratación abundante puede prevenir el contagio.



¿Las verrugas pueden desaparecer por sí solas?


La evolución de las verrugas es imprevisible. La desaparición espontánea de las mismas ocurre en hasta un 50% de los casos en 2 a 5 años.


¿Cuál es el tratamiento de las verrugas de mi hijo?


En el tratamiento de las verrugas los padres deben de saber que las lesiones, como he comentado previamente, pueden desaparecer espontáneamente sin dejar cicatrices, y que todos los tratamientos que existen actualmente tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Además, hay que saber que a pesar del método que se elija para el tratamiento de las lesiones, lo más frecuente es que hasta los 18 años de vida puedan reaparecer verrugas previamente tratadas y pueden emerger nuevas lesiones.

Si se decide el tratamiento, los padres deben de saber que existen numerosas terapias de aplicación tópica o quirúrgica.

Uno de los tratamientos más clásicos, efectivos y menos molestos para los niños es el uso de soluciones que contienen ácido salicílico a concentraciones del 12 al 26%, combinados con ácido láctico en solución, o bien el uso de vaselina salicílica al 20-40%. Los padres deben de ser constantes con esta solución, de venta en farmacias, de forma que han de aplicarlo todas las noches sobre la verruga.  Este es uno de los tratamientos más efectivos, que consiguen curar el 85% de las verrugas en 1 a 3 meses, siempre y cuando los padres sean constantes con la aplicación diaria de la solución. Una de las pistas que deben hacer pensar a los padres que están haciendo las cosas bien es observar un aspecto macerado similar a la figura 5 a las 3 semanas de tratamiento.

En el caso de las verrugas planas (figura 3), el tratamiento más adecuado es el uso de ácido retinoico a concentraciones de 0.025 a 0.05%. Este producto, muy cómodo ya que no molesta al niño/a, debe de ser aplicado de forma constante hasta la desaparición de las mismas.

En el caso de que este tratamiento no sea suficiente para curar la verruga, la intervención del especialista en Dermatología será necesaria para la realización de una terapia más potente. Ésta sería la criocirugía, conocida vulgarmente como crioterapia. En ésta se emplea nitrógeno líquido, que se encuentra a temperaturas de -196ºC (nada tiene que ver con productor comercializados en farmacia, que alcanzar temperaturas de hasta -80ºC y que no resultan efectivas), para producir una quemadura por frío de la verruga.(figura 6, verruga tras aplicación de nitrógeno líquido)  Habitualmente se requiere de una media de 1 a 3 sesiones de crioterapia separadas por intervalos de 1 mes para conseguir eliminar el 95% de las verrugas. El principal problema es que la aplicación del nitrógeno es dolorosa, y puede durar de minutos a horas tras la realización de la técnica. Tras unas horas de aplicación del frío, es normal que la verruga adquiera un color negro-morado, y en determinadas situaciones puede aparecer incluso una ampolla La aplicación tras la crioterapia de soluciones de yodo o clorhexidina hasta la resolución de la inflamación permitirá una curación total de la quemadura por frío y evitará complicaciones. . En estos casos, los padres deben de pinchar la ampolla con una aguja estéril sin recortar la cápsula, para evitar infecciones posteriores.
Otro de los tratamientos realizados por los dermatólogos es la extirpación de la verruga,  bien mediante una hoja de bisturí, bien mediante el uso de láseres de CO2. En casos muy recurrentes, el uso de láser vascular de colorante pulsado, la bleomicina intralesional, y el uso de cidofovir tópico, la terapia fotodinámica o el imiquimod son otras de las múltiples terapia que se reservan a aquellos casos que no responden a tratamientos habituales y normalmente efectivos.


Una vez tratadas y solucionadas, ¿pueden volver a salir?



Es normal que un niño/a que ha tenido verrugas vuelva a desarrollar nuevas lesiones en mayor o menor frecuencia hasta que llegue a los 18-20 años. Sin embargo, los padres deben de estar tranquilos con este tipo de lesiones ya que, como comentamos previamente, en su gran mayoría se resuelven solas, y en caso de necesitar tratamiento tenemos múltiples opciones para eliminarlas.




Dr. Antonio Martorell Calatayud

Hospital de Manises, Valencia 


Clínica RBE Valencia 



lunes, 8 de abril de 2013

Novedades en Protección solar 2013: ¿Farmacos que estimulan el bronceado, clave para la fotoprotección natural?



El pasado Viernes 5 de Abril, varios compañeros debatimos en Sevilla el presente y el futuro de la fotoprotección. En los próximos días, dado que ya se acerca el sol, iré desgranando poco a poco las principales novedades para proteger nuestra piel del sol en los próximos años.

Dr. Martorell
Paseo por la playa, 1910, Sorolla refleja cómo hace solo 97 años la piel blanca era símbolo de belleza y de alto nivel social

Paseo por la playa HOY,  se considera que una piel bronceada es una piel bonita y sana... razón por la cual se ha producido un notable AUMENTO DEL CANCER DE PIEL, PRINCIPALMENTE EL MELANOMA



































.


La  protección solar es una actividad preventiva y terapéutica frente al cáncer de piel y al fotoenvejecimiento. Las medidas recomendadas incluyen evitar la exposición solar durante las horas de mayor irradiación ultravioleta (UV), el uso de ropa, sombreros o gorras y utilizar gafas de sol, todo ello complementado con el uso de un fotoprotector solar adecuado. Estas acciones son necesarias siempre que se realicen actividades prolongadas al aire libre, y especialmente importantes para las personas de fototipo claro, con múltiples nevus y/o nevus atípicos o antecedentes de cáncer de piel. Las principales novedades que en los últimos años se han producido en fotoprotección incluyen la introducción de nuevas sustancias en los protectores tópicos tradicionales, y la utilización de la vía de administración oral como una nueva forma de fotoprotección: la fotoprotección sintética.



Sin embargo, hoy en día todavía estamos lejos de alcanzar la fotoprotección ideal. Es por ello que nuevas estrategias se desarrollan actualmente con el objetivo final de reducir el daño solar que provoca cáncer en nuestra piel. Entre éstas, surge una modalidad que con casi toda probabilidad se convertirá en una de las herramientas de la “nueva fotoprotección”, aunque hoy en día todavía se encuentra en fase de ensayo clínico.




Esta nueva estrategia se basa en el concepto de que el bronceado  es la principal respuesta fotoprotectora fisiológica de nuestra piel. Se considera que la piel morena provee un factor de protección solar importante, además de reducir el fotodaño del ADN. No obstante parece que para conseguir esta fotoprotección natural mediante la activación de la melanogénesis o producción de la melanina que da el color a la piel es necesario que se produzca el daño en el ADN inducido por la radiación solar. De esto se deduce la situación ideal sería aquella en la que fuéramos capaces de conseguir el bronceado sin necesidad de provocar daños celulares por la exposición solar.





La estrategia más avanzada para alcanzar este fin es el uso de sustancias análogas de alfa MSH, capaces de estimular la producción de melanina, y por tanto el bronceado sin necesidad del sol. Tres fragmentos análogos (Melanotan ® I, II, III) han demostrado inducir el bronceado simulando la acción de la a-MSH en los receptores MC1 de los melanocitos. De esta forma, el uso de estos tratamientos sobre pacientes voluntarios mostraron eficacia tanto en el aumento de la protección solar como en la reducción de brotes de enfermedades desencadenadas por el sol, tales como la  protoporfiria eritropoyetica o la erupcion polimorfa lumınica (Clinuvel Pharmaceuticals Limited.Annualreport2008. www.clinuvel.com/resources/pdf/annual_reports/2008/an nual_report_2008.pdf).






A pesar de los prometedores resultados obtenidos,  debe de quedar claro que este tratamiento no está aprobado para su uso en la actualidad,  dado que su perfil de seguridad todavía no está definido. En este sentido, hoy día nos encontramos con un importante problema en la sociedad, como es la venta ilegal y el uso fraudulento de este producto con fines estéticos para conseguir el bronceado rápido de la piel. Este uso inadecuado ha provocado que ya sean varios los casos de pacientes que acuden a nuestras consultas por aparición de nevus atípicos, e incluso melanomas, que pueden poner en riesgo su vida.

Uso fraudulento de MELANOTAN en gimnasios y centros de estética. SE TRATA DE UN FARMACO NO APROBADO PARA SU USO HUMANO, QUE CON EL MAL USO PUEDE PROVOCAR MELANOMA




Por lo tanto, que debe de quedar claro que el Melanotan® es una medicación que promete importantes avances en la fotoprotección solar. Sin embargo, su uso no está aprobado y en caso de que esto ocurra en el futuro, el paciente que lo reciba deberá tener un control dermatológico estricto para evitar situaciones no deseadas.

EJEMPLO DE CASO VISTO EN LA CLÍNICA: PACIENTE ASIDUO A GIMNASIO QUE DESARROLLÓ MUCHOS NEVUS DISPLÁSICOS TRAS INYECTARSE MELANOTAN










YA HAY CASOS DE MELANOMA POR USO FRAUDULENTO DE MELANOTAN!


Para acabar, debemos de reconocer que aún estamos lejos de alcanzar la fotoprotección solar ideal. Las nuevas sustancias o estrategias de fotoprotección persiguen una forma más fisiológica e inteligente de protegernos de los efectos nocivos del sol. La fotoprotección y la fotoexposición requieren un equibrio que permita evitar el cancer de piel permitiendo todos aquellos efectos beneficiosos que el sol nos proporciona a los seres vivos. Dentro de las estrategias que nos pueden ayudar a conseguir este fin en un futuro no muy lejano, el uso de los fármacos estimulantes del bronceado, todavía en fase de ensayo clínico, podrían jugar un papel importante, siempre bajo un estricto y adecuado control dermatológico.
                       
                     



Dr Antonio Martorell-Calatayud
*Especialista el Dermatologia médico-quirúrgica y en dermatología estética

Hospital de Manises, Valencia.

Clínica dermatologia RBE, Valencia.
                                    

Novedades dermatológicas/estéticas twitter: @doctormartorell